_MG_2159josedevesa

Esta es la primera foto en la que participamos varias personas y en la que tenemos un mínimo de atrezo, la primera vez que utilizo fuego real, la primera foto sobre la que realizo un timelapse, uff muchas primeras veces juntas!!!. La ubicación es la enfermería de una mina de carbon abandonada en la que ya estuve otras veces , la idea, como casi todas las buenas ideas, surgió tomando unas cañas: yo tengo una bata y una gorra de plato, hacemos fuego real?, yo se de un sitio que os va  a gustar, pues venga mañana vamos a ver que sale.

Canon 5D MarkII

Lente: Canon 17/40 f4 L

ISO 100   f10   78seg   6500Kelvin   19mm

Lo primero fue hacer el fuego con la antorcha de keblar de articulosfotograficos.com y aceite de parafina, como la intensidad de luz del fuego real es muy alta puse el porta de Lucroit con un filtro ND de 4 pasos, al acabar con el fuego iluminé a los dos personajes con una linterna de mecánico ya sin el filtro.

Detrás del ¨torturado¨ en el suelo hay un flash con un gel rojo  que se disparo a continuación, en la puerta de la derecha tengo puesta una herramienta nueva que me esta dando mucho juego la Yongnuo YN360 no solo para iluminar la escena, es muy practica para ver bien mientras lo preparas todo, se puede regular la temperatura de color y  la potencia, ademas tiene unos led RGB y todo esto se puede manejar desde el móvil, solo la encendimos unos 5 segundos con los led azules y a baja intensidad.

Por ultimo una pasada a la camilla con una Minimaglite para resaltar las herramientas de tortura.

La localización complica bastante la iluminación, al ser tan clara cualquier luz contamina al resto de la escena y las linternas se refleja en las paredes de azulejo.

En el timelapse que encabeza esta entrada se pueden ver mas de dos horas comprimidas en un par de minutos, prometo que el próximo será mas corto.

_MG_2164josedevesa

Quiero dar las gracias por su paciencia conmigo, por sus ideas aunque algunas veces sean disparatadas y por las ganas que le ponen!! a Emilio Cubero, Rodrigo Rivera y Adrian Merayo